Skip navigation

Los planes a corto plazo del nuevo gran acelerador de partículas LHC, situado junto a Ginebra, se han desbaratado por completo. Una avería grave registrada en unos imanes que forman el anillo de 27 kilómetros del acelerador, acompañada de una pérdida considerable de helio líquido (el refrigerante necesario para que funcione), exigirá al menos dos meses de trabajo para hacer las reparaciones, volver a enfriar el sector afectado y reanudar las operaciones. El LHC es la mayor máquina científica jamás construida y el coste del proyecto asciende a 6.000 millones de euros.

El incidente se produjo el viernes al mediodía y se detectó en el centro de control, pero debido al derrame de helio -que limita el oxígeno respirable- los técnicos e ingenieros no pudieron entran en el túnel donde está el LHC para evaluar los daños hasta varias horas después. El acceso al túnel está prohibido cuando funciona el acelerador. La avería del viernes no supuso riesgo alguno para el personal del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), según informó esta institución.

La avería supone el tipo de percance más temido por los ingenieros y responsables del CERN en los últimos meses: cualquier fallo que obliga a calentar y volver a enfriar una parte del LHC provoca un retraso de varias semanas.

Tras la puesta en marcha exitosa del acelerador, el pasado día 10, cuando circularon los primeros haces de partículas (a baja energía), los responsables de la máquina siguieron con las operaciones de puesta a punto para lograr las primeras colisiones en pocos días.

Esta semana se registraron problemas en un transformador del sistema de alimentación eléctrica, pero fueron solventados.

El viernes se estaban haciendo las pruebas finales a alta energía -sin haces de partículas circulando, pero a cinco teraelectronvoltios- en uno de los sectores del acelerador, el denominado 3-4 (entre los detectores CMS y Alice). Se produjo una “importante pérdida de helio”, acompañada de una fuerte subida de temperatura de imanes en el sector afectado, explicó el CERN. “Las investigaciones preliminares indican que la causa más probable del problema fue un fallo en la conexión eléctrica entre dos imanes, que probablemente se fundieron y provocaron daños mecánicos”.

El hecho de que el sector afectado fuera el último a probar y que los otros no hayan dado problemas, era la única nota optimista ayer en el CERN. “Es como darle un caramelo a un niño y quitárselo antes de que empiece a saborearlo”, comentaba ayer una científica, haciendo alusión al éxito de los primeros haces y la decepción tras la avería.

Los grandes imanes del LHC son superconductores, es decir, que están hechos de materiales que no ofrecen resistencia al paso de la corriente. Pero tienen que funcionar a 270 grados bajo cero, o pierden su propiedad superconductora. Estos imanes son piezas clave del LHC -el primer gran acelerador superconductor del mundo- que guían los dos haces de partículas que van por un tubo de alto vacío.

Si el LHC no exigiera bajísima temperatura para funcionar, la avería podría solucionarse en unos días, según el CERN.

El nuevo calendario, aún no hecho público, supone que el funcionamiento del LHC no se reanudará hasta noviembre como pronto. Dado que el plan era detenerlo en diciembre (como siempre en los aceleradores del CERN para hacer la revisión anual de las máquinas durante el invierno), quedará poco margen este año para poner la máquina en operación rutinaria.

—————-

Con una falla desde el CERN (via)


One Trackback/Pingback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: